Bizcocho de Chocolate Microondas

  • Bizcocho de Chocolate

  • Bizcocho de Chocolate
    Blanco

  • Bizcocho de Chocolate
    Thermomix

  • Bizcocho de Chocolate
    y Naranja

  • Bizcocho de Chocolate
    y Nueces


  • "Bizcocho de Chocolate Microondas"

    Receta de Bizcocho de Chocolate Microondas





    Te vamos a enseñar como preparar un estupendo bizcocho de chocolate en el microondas, es una forma interesante y rápida de hacerlo, por si tienes poco tiempo. Sigue leyendo y aprende como se prepara.

    Ingredientes:

    - Chocolate para postres, 130 gramos
    - Azúcar, 130 gramos
    - Mantequilla, 130 gramos
    - Huevos frescos, tres grandes
    - Harina de repostería, 90 gramos
    - Leche, un chorreón
    - Levadura, medio sobre
    - Sal


    Preparación:

    Esta vez vamos a enseñaros una receta que creemos es interesante, porque con ella podemos hacer un bizcocho de chocolate en el microondas. Además de conseguir un bizcocho muy sabroso, es una receta sencilla de preparar. Tenla a mano por si alguna vez necesitas hacer rápidamente un bizcocho de chocolate.

    Coloca el chocolate para fundir junto a la mantequilla en un recipiente apto para microondas, y mételo unos segundos a máxima potencia para que se fundan. Una vez fundido mézclalos bien. Esta operación se puede hacer también en un cazo, como más te guste.

    En otro recipiente bate los huevos y añade el azúcar, la sal y el chorrito de leche y remueve muy bien, hasta que queden todos integrados homogéneamente. Añade luego la harina tamizada y no dejes de mover mientras la agregas poco a poco. Te quedará una masa más espesa, intenta que no queden grumos. Y por último, añades el chocolate fundido con la mantequilla y remueve muy bien hasta que veas que queda cremoso.

    Engrasa un molde apto para microondas con un poco de mantequilla y harina espolvoreada por encima, vierte la masa en el molde y mételo en el microondas a 600W unos 5 minutos, después otros tantos minutos a 700W. Antes de sacarlo comprueba que el interior está bien hecho, pinchando con un cuchillo o un pincho.


    Cuando termine de hacerse déjalo reposar unos minutos y luego desmóldalo, para dejar enfriar sobre una superficie con rejillas. Y cuando enfríe del todo, ya puedes comerlo, verás que rico te ha salido.