Bizcocho de Chocolate con Pepitas

  • Bizcocho de Chocolate

  • Bizcocho de Chocolate
    Blanco

  • Bizcocho de Chocolate
    Thermomix

  • Bizcocho de Chocolate
    y Naranja

  • Bizcocho de Chocolate
    y Nueces


  • "Bizcocho de Chocolate con Pepitas"

    Receta de Bizcocho de Chocolate con Pepitas


    Esta es una de esas recetas para tener siempre a mano, ya que este bizcocho de chocolate con pepitas es de los clásicos de toda la vida.

    Ingredientes:

    - Harina de repostería, tres vasos
    - Azúcar, dos vasos
    - Aceite de oliva, un vaso
    - Leche, un vaso
    - Huevos, tres medianos
    - Un sobre de levadura
    - Pepitas de chocolate, unos 130 gramos


    Preparación:

    Antes de comenzar con la receta hay que precalentar el horno a 180º, con el calor por arriba y por debajo al mismo tiempo, lo que ayuda a que el bizcocho se haga bien por todos lados. También puedes preparar ya el molde que vayas a usar para hornear el bizcocho. Recuerda que hay que engrasarlo un poco si es metálico o de cristal, para evitar que se pegue el bizcocho a las paredes. Si usas uno de silicona no es necesario.

    Y empezamos ya con la receta. En un bol grande bate las claras de los huevos junto al azúcar, y bate por otro lado las yemas. Puedes separar claras y yemas con el método de la botella o bien con las manos, como se hace de forma tradicional. Cuando tengas todas batidas mézclalas y continua montando todo junto.

    Después tienes que cernir la harina y la levadura, y las agregas poco a poco, no lo haga de golpe, y sin dejar de remover con unas varillas, para que quede bien homogénea nuestra masa, algo que ayudará a que el bizcocho sea más esponjoso. Luego agrega la leche y el aceite y sigue mezclando todo bien, hasta obtener una masa cremosa que sea uniforme y sin grumos.

    Cuando tengas la masa ya hecha, añade las pepitas de chocolate y remueve para que se distribuyan por toda la masa. Viértelo todo sobre el molde y hornea unos 40 minutos. Si el horno no está aún a 180ºC espera a que lo esté.

    Es importante pinchar el interior antes de sacarlo del horno, para comprobar que el bizcocho está bien hecho por dentro. Nunca lo saques sin hacer esto, porque te puedes encontrar después con un bizcocho crudo.

    Cuando lo desmoldes debes dejarlo enfriar en una rejilla, y servirlo cuando haya enfriado del todo.